ALMA CORAZÓN Y LUNA

ALMA CORAZÓN Y LUNA
PINCHA EN LA IMAGEN

miércoles, 17 de marzo de 2010

EL SUEÑO DE UNA VIDA - V -

Capítulos anteriores:
El sueño de una vida - I -
El sueño de una vida - II -
El sueño de una vida - III -
El sueño de una vida - IV -






La blancura de las paredes le recordaba la que fue su nueva casa. Aquella con la que tanta ilusión sacó adelante, su hogar, junto a su familia.

Las carreras por los pasillos,
_ Niños dejar de armar jaleo, este no es sitio para jugar.
_ Joooo!!...la abuela vieja nos ha dicho que podemos.
_ La abuelita está pachucha y no tiene ganas de ruidos.
_ Anda hija, llevatelos fuera, que corran y salten, al fin y al cabo son niños, necesitan jugar, ellos no entienden de tristezas.

Jesús se sentó junto a su madre, y la abrazó.
Ella con su mirada perdida iba recordando retazos de toda una vida junto a él.

La habitación en penumbra, como en tantas ocasiones, ella le esperaba, pero esta vez no regresaría. Allí postrado frente a ella...su amor, el amor de su vida, el que tanta felicidad le dio...yacía.
Su corazón cansado, se paró.

Fueron sesenta y dos años de felicidad. cincuenta y ocho de matrimonio, compartiendo su vida llena de alegrías, y momentos amargos, como en todas las historias.
Pero esta era diferente, algo la hacía diferente.

Ella calló durante toda su vida un secreto, un gran secreto que hizo feliz a su esposo, tal vez de haberlo sabido, ella no estuviera allí velándolo en esos momentos, pues en aquella época tal vez se la hubiera tachado de otra manera, y no de ser la víctima.

Jesús había hecho todo lo posible aquél día por reanimar a su padre.
Era cirujano en un importante hospital, aunque eso no le sirvió de mucho cuando quiso salvarle, pues fue demasiado fuerte el dolor...y se le fue la vida entre sus manos.

Para él, su padre era un ejemplo a seguir, era toda su admiración.
Le enseñó unos valores en la vida muy importantes, que siempre siguió. Era honrado...trabajador...cariñoso...todo lo que una persona debería de tener.

María recuerda aquel día en que su hijo, les comunicó que quería ser médico.
Estaba poniendo la mesa, y los vasos que llevaba en las manos, se le escurrieron sin poder remediarlo. Le vinieron a la mente recuerdos imborrables, que aunque se habían quedado escondidos en algún rincón...de pronto salieron a la luz.

María se dedicó durante mas de cuarenta años a lo que mas le gustaba, coser, pero ahora trabajaba para la gente de la ciudad que la reclamaba por su buena labor, y nunca le faltó clientela. Siempre tuvo su casa llena de telas...hilos...y demás, como buena costurera que era.
Sus trajes vestían las calles de la ciudad con orgullo de haber salido de unas manos portentosas.
De esta manera, con el trabajo que realizaba María, y que cada vez era mas solicitado, hicieron frente a los gastos por los estudios de Jesús, en Madrid.

Jesús era bastante alto, como su padre biológico, había heredado su físico...pero no su corazón. El corazón la había heredado de José, el hombre que le educó, y que fue su verdadero padre. Así era, siguió su ejemplo toda su vida, alimentando sus enseñanzas, y compartió esa humildad y saber estar.
Las facciones y los gestos eran de María, no había duda.
Arqueaba la ceja, siempre cuando algo no le convencía, o no le gustaba.

Se había casado con una compañera de facultad, fue un flechazo, y ya llevaban 32 años juntos, de ese matrimonio nacieron Lucía y Samuél.

Lucía de veintisiete años, peleaba con sus hijos, dos gemelos de cuatro años que no dejaban parar nada.
Se había separado hacía un año...había sido una relación bastante tormentosa, y a pesar de que la separación era lo mejor para ella... la vida se le venía encima, pero siempre tenía la ayuda y el apoyo de su familia...que la ayudaron siempre en todo.
Samuél de veinticuatro años, vivía en Salamanca, allí cursaba sus estudios de ingeniería. Tenía una novia que había conocido allí...y con la que compartía piso, y que viajó con él, para darle el último adiós a su abuelo José, el que tanto cariño siempre les dio.
Allí en una esquina estaba sentado, con la cabeza baja, y la mirada perdida; había sido un mazazo cuando le llamaron para decirle que su abuelo había sufrido un ataque al corazón.


María pensaba en aquellos tiempos en que José y ella veían imposible crear una familia, y ahora sentada allí, se daba cuenta de la familia que habían creado.
Se sentía acompañada siempre, nunca los dejaban solos cuando vivía su esposo, y ahora que él ya no estaba, no la dejarían sola jamás.

Su nuera Amelía era una hija para ella, mujer de gran corazón, que perdió a sus padres en un accidente de coche cuando ella aun era novia con Jesús, y la arroparon siempre para que no se sintiera sola.
Ella siendo una mujer agradecida, y siendo como era María, siempre tuvieron una confianza y un cariño muy especial.
María, a pesar del dolor que sentía por la falta de su esposo...se sentía feliz de ver lo que habían logrado en la vida.
De haber compartido toda su vida con ese gran hombre...y haber sabido inculcar ese amor a todos los suyos.

En esos momentos algo le pasó por la mente, y sin saber como...y después de tantos años, sintió que debía de dar las gracias a alguien...a pesar de haber tenido que vivir con ese secreto el resto de su vida.
De sus labios se deslizaron unas simples pero valiosas palabras.

"Gracias Juan".



15 comentarios:

Amanecer* dijo...

Perdonar que no pase por vuestros blog a comentaros, aún estoy intentando recuperarme, y la verdad me está costando, porque es una recuperación larga, y como lo quiero todo para mi, también se me han infectado las heridas.
Todavía llevo los puntos de sutura, que por cierto, para el que...o la que necesite menaje de cocina, estoy segura que con los 150 puntos que llevo en el cuerpo aún sin tocar, conseguiría una buena parte del ajuar, asi que chicos ya sabeis el que lo necesite no tiene mas que decirlo :)).
Después de 18 días de la cirugía, no me puedo sentar, con lo cual, mi vida se limita a estar en cama, y poco mas.
Sinceramente...bastante doloroso y un asquito. :(

Un beso para todos los que seguís.

Muackkk.

Me voy a la cama que me regañannnnnn.....

cora dijo...

no te preocupes wapa,
tu recuperate y pone fuerte por dentro y por fuera..
veras como poco a poco..
mucho ánimo se lo duro que es lo que estas pasando todo el dia acostada,
le pediremos a los angeles para que te curen wapa...
me encanto la historia...

un besazo y un abrazo que te llegue

FAYNA dijo...

!Qué razón tienes! Lo quieres todito para tí, !Serás egoistaa! Como era poco el calvario de ese postoperatorio, ahora se te infectan los puntos, con lo cual, se demorará aún más el momento de volver a disfrutar de tí con relativa frecuencia,agggggggg... No sé si reñirte o abrazarte jaja, bueno, dejémoslo en un abrazo grande, pero grande, grande.

delfin en libertad dijo...

Bueno, bueno, tamaño secreto ha guardado por tantos años jejeje, asi es la vida a veces, me gustó ese toque sutil que le diste a la historia, sin remordimientos...bien. Que te mejores pronto, con calma cuídate mucho. Un fuerte abrazo.

Gara dijo...

Estás perdonada, cielo!

Preciosa historia nos has dejado hoy. No todos pueden disfrutar de tantos años de amor, comprensión ... y el final ha sido impresionante.

Cuídate mucho y mejórate pronto, no te preocupes por comentar, entendemos que estás convaleciente y lo importante eres tu.

Un abrazo enorme

beker dijo...

Un larga historia, para una larga vida de encuentros donde se amontonan los sentimientos... que te recuperes pronto. Un beso

*Luna dijo...

Hola cielo no te preocupes tu descansa para tener una buena recuperacion la historis a sido preciosa me encanto de verdad
muchas felicidades
un beso corazon

Lucía dijo...

Un secreto guardado toda una vida, pero una vida feliz. La familia que siempre soñarón.

Cuídate y cuida esos puntos infectados. Todo llegará y pronto podrás estar de nuevo en todos sitios.
Un beso.

AMOR dijo...

Cariño, lo importante es que tu estes bien, que te pongas en plena forma y si no comentas no pasa nada eso si, no dejes de escribir y de seguir compartiendo, ya que es la unica manera de saber como estas.
Es un lujo siempre entrar y leerte, mis amaneceres han recobrado la luz.
Besazos susurrados de muchos mimitos y de un cuidate mi cielo!!!!!!!!!
TQM

Nati dijo...

HOLA SOY NATI, Y HA SIDO MUY AGRADABLE ENCONTRAR ESTE BLOG, TIENE ALGO ESPECIAL, SERÁ MAGIA? O QUIZAS SEA QUE TU TIENES dUENDE?.
YO MR QUEDO AQUÍ, DONDE RESIDE LA MAGIA.ME GUSTARIA INVITARTE A QUE CONOCIERAS EL MIO SE LLAMA:LOS CUENTOS DE NATI, TE GUSTA? QUEDATÉ SERÁ UN HONOR PARA MÍ.
HASTA PRONTO BESOS NATI,

María dijo...

Hola, Amanecer:

No te preocupes, lo importante es que te recuperes, no sabía que te encontrabas mal.

Te doy un abrazo enorme lleno de energía.

Y seguimos cerca.

HADALUNA dijo...

Dar las gracias a alguien siempre es grato...
Recupérate y sonrie, siempre sonrie.

Besitos dulces.

mel dijo...

Cuídate,si estás contenta todo se cura más pronto, si que lee cosas divertidas y sonríe es una buena ayuda.
Besos.

Arwen dijo...

Querida amiga espero que estés mejor y regreses pronto recuperada para deleitarnos con tus bellas entradas...me encanto el final del relato porque consiguieron su sueño, una familia llena de amor...besitossss cariñosos TQM...

Isabella Ros dijo...

Te he encontrado a través del blog de MEL,me gusta lo que he visto y más lo que he leído,hablas del AMOR,para mí el estado más perfecto
del ser humano,amar y ser amado.Sentimiento que nos lleva y nos trae con lágrimas y sonrisas.Que ese AMANECER que tanto deseas para los demás,llegue a tí,con la brisa perfumada de los campos florecidos y toda la energía del sol al despuntar
en cada día.ABRAZOS.

PUEDES ESCUCHAR MIS POEMAS EN AUDIO

LA CARTA

DELINCUENTE DE TU AMOR
DAS LUZ A MI RAZÓN

ACOMPAÑAN MI AMANECER